El futuro de la RSC en España

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

Recientemente se ha publicado un estudio realizado por la consultora Ernst & Young sobre fraude empresarial en Europa, donde el 90 % de los directivos españoles justifica “atajos” para cerrar un negocio, muy por encima del 50% de la media europea. Y lo que es más preocupante, los empleados también tienen esta percepción: el 82% creen que sus directivos utilizarían “atajos” para cumplir sus objetivos.

 Que España tenga los niveles más altos de prácticas poco éticas no nos deja en buen lugar y debería hacernos reflexionar a todos. La mayoría de los directivos admite sin rodeos que la crisis está haciendo que las presiones para tener buenos resultados y alcanzar los objetivos, “cueste lo que cueste”, han crecido en los últimos dos años. Y elegir el camino más corto parece que está siendo, en muchos casos, la solución para conseguir tan ansiados resultados.

¿Es ésta la imagen que dan nuestros directivos? ¿Es ésta la clase de líderes que queremos para nuestras empresas? En un mercado tan competitivo, ¿la cultura del “todo vale” está siendo la tónica general? ¿Ésta es la forma en la que queremos hacer negocios y ser más competitivos?

Me parece más que preocupante que a la pregunta concreta de si los directivos deberían buscar el “camino más corto” para alcanzar los objetivos impuestos en sus empresas, nueve de cada diez ejecutivos respondan “sí”. Una de dos, o nuestros directivos son más sinceros que el resto de sus colegas europeos, o algo está pasando con la conducta de las personas que dirigen nuestras empresas y que componen los Comités de Dirección.

Y lo que me parece también preocupante es que la cultura anticorrupción y antifraude parece que todavía no ha calado como debería entre las organizaciones españolas. Y aquellas empresas que se preocupan por estas cuestiones, lo hacen en la mayoría de los casos motivadas por la entrada en vigor del nuevo Código Penal en España, o bien con la intención de lavar su imagen de transparencia y control, más que por un interés real de acabar con éstas prácticas, pues no se percibe un mayor esfuerzo por parte de las empresas a la hora de aplicar medidas de prevención. Bass Fishing Vids – Top Videos for bass fishing, lures and gear from YouTube today. Tiny boat nation

En cuanto al papel del Gobierno en la lucha contra el fraude, el estudio tampoco lo deja en buen lugar, ya que revela también cierta frustración en los empleados sobre ésta labor. Piden una mayor supervisión por parte de los reguladores, entre otras cuestiones, pues tampoco es casual que el Gobierno esté seriamente preocupado por la economía sumergida, aunque no se ponga de acuerdo con los agentes sociales sobre la mejor manera de combatirla.

Con estos abrumadores datos, ¿todavía alguno cree que se puede hablar de verdad, con mayúsculas, de Responsabilidad Social Corporativa en las empresas españolas?  ¿Qué creéis que deberían hacer las empresas para combatir estas prácticas? ¿Creéis que existe, en general, un compromiso real por parte de las empresas por gestionar sus negocios de una manera ética y socialmente responsable? ¿Creéis que la crisis está provocando una mayor tolerancia al soborno y la corrupción? ¿Creéis que las empresas deberían reforzar su compromiso con la ética en los negocios, o por el contrario, existen otras prioridades?

No tengo respuesta para estas cuestiones ni tampoco pretendo generalizar, pero lo que sí se percibe de manera bastante clara es que las empresas están más expuestas que nunca a sufrir prácticas poco éticas. ¿Podemos evitarlas de alguna manera?

El futuro de la RSC en España

Top 20