Las carreras intermitentes, cómo gestionarlas

Innovacion y creatividad Blog sobre innovacion, creatividad y emprendiemiento

 

La carrera profesional se suele representar gráficamente con una línea continua pero la realidad para muchos profesionales es que esa línea, por diversos motivos, se vuelve discontinua.

 

Generalmente las causas suelen ser el cuidado de hijos o de familiares mayores dependientes. Pero también puede originarse por la necesidad de desarrollar otros proyectos personales: iniciar una actividad de emprendeduría, colaborar a tiempo completo con un proyecto social, realizar un viaje de aventura, escribir un libro, etc.

Dar el paso para el profesional no es un acto indoloro, porque siempre está ahí la incertidumbre de qué ocurrirá cuando se comunique al jefe directo la decisión de hacer un paréntesis en la carrera profesional y cómo se gestionará su ausencia. Hay quienes ante la incertidumbre y para evitar más conflictos, optan por la desvinculación definitiva con la empresa pero otros mantienen el vínculo bien en forma de baja maternidad/paternidad o en forma de excedencia con una duración determinada.

Para la empresa y, en especial para el equipo al que pertenece el /la profesional, tampoco es un momento fácil. Alguien se va de manera temporal dejando una serie de responsabilidades y funciones que hay que seguir realizando de alguna forma. Y el jefe directo se encuentra ante el dilema de optar por la sustitución (con los costes que supone) o bien por la redistribución de tareas entre el resto de integrantes del equipo (con el desgaste físico y emocional que conlleva para una unidad organizativa ya de por sí ajustada en su dimensionamiento).

La función de RR.HH., ante estas situaciones, actúa de mediadora y suele escuchar las inquietudes de ambas partes para terminar pronunciándose en la búsqueda de la mejor opción posible de cómo reorganizar el trabajo y cómo redefinir la relación contractual con la persona que se marcha. Pero en gran parte de las empresas se trata como un hecho “extraordinario” que se ha de gestionar de manera “personalizada” (en el sentido amplio del término) y aquí nos encontramos con una laguna en la gestión de RR.HH. porque…si pensamos meditadamente en qué significa tratar con este tema y echamos cuentas, en realidad no se trata de un hecho tan “extraordinario”, sobretodo en las grandes empresas. Toda nuestra plantilla está expuesta a necesitar en un momento de su vida hacer un paréntesis en su carrera profesional, adoptando la forma más cotidiana de cuidado de familiares hasta la más singular vinculada al desarrollo de actividades profesionales. Y la realidad, ¿cuál es? Tipos de lenguaje humano Tipos de lenguaje

No suele haber una política que oriente y apoye los pasos a seguir para gestionarlo de la mejor manera posible. Y las consecuencias pueden ser muy negativas, tanto para la empresa como para el profesiona, que se acoge a este tipo de medidas.

La empresa se expone a no conseguir los objetivos marcados, bajar la calidad de su servicio, desgastar al equipo que debe asumir la sobrecarga de trabajo o la pérdida de talento.  La persona que se marcha puede perder opciones de desarrollo profesional e incluso la caída en un abismo profesional que le impida continuar en un futuro la carrera donde la dejó.

¿Qué tipo de medidas se pueden plantear desde RR.HH. para disminuir los efectos negativos de la ausencia temporal del profesional? Depende del tipo de puesto y las circunstancias de la empresa, pero las medidas más tradicionales apuntan hacia la sustitución del profesional o la redistribución de tareas en un equipo, normalmente polivalente en sus funciones.

Y las nuevas tendencias además, cuidan el mantenimiento del vínculo con esa persona que se tiene que ausentar temporalmente, planificando reuniones y llamadas telefónicas para informarle personalmente de las últimas novedades e invitándole a las acciones formativas que puedan ser de su interés. También hay lugares donde se desarrollan cursos de “reenganche” y se planifica un ciclo de mentoring para que la incorporación sea de la manera más acelerada y cómoda posible.

¿Conoces alguna buena práctica en este sentido? ¿Conoces a alguien que ha tenido que gestionar una carrera intermitente? ¿Cómo le ha ido? Esperamos tus comentarios

 

Las carreras intermitentes, cómo gestionarlas

Top 20